La Agilidad en el Aprendizaje

Agilidad en el Aprendizaje

Todos hemos estado ahí. Ya sea por circunstancias de tu propia elección o no, todos nos hemos encontrados en ese lugar en que sientes que todo lo que te está pasando te está superando.

Y llega un momento en que entiendes que debes dejar de preguntarte o castigarte con la pregunta “¿Cómo cresta me metí en esta situación?”, y en vez de eso comenzar a pensar, haciendo un cambio de enfoque, un cambio de pregunta a ¿Qué hago ahora? o ¿Cómo soluciono este problema?

Piensa en la última vez que estuviste en esta situación. ¿Qué paso después? Tu reacción puede decir mucho sobre cuán desarrollada tienes tu “Agilidad en el Aprendizaje”.

¿Qué es la “Agilidad en el Aprendizaje”?

La Agilidad en el Aprendizaje es la habilidad de saber que hacer, cuándo no tienes idea que hacer. Esta frase probablemente capta de mejor forma la esencia del concepto.

Para describir la “Agilidad en el Aprendizaje” en términos más formales, podríamos decir que es la habilidad de ejecutar cuatro comportamientos específicos y relacionados entre sí, que permiten a las personas aprender profundamente de las experiencias de su vida y aplicar este aprendizaje que obtuvieron cuándo se ven enfrentados a nuevas y desafiantes circunstancias.

Estos 4 comportamientos son:

  1. Darle sentido a las cosas: Generar experiencia práctica es un proceso muy activo, que se circunscribe en un ánimo de curiosidad y de disposición a experimentar. Preguntarte ¿por qué?, ¿cómo? y ¿por qué no? es esencial para ganar la comprensión y perspectiva que alimentan el aprendizaje. Siempre te vas a enfrentar a experimentos fallidos, problemas y críticas, pero esto es parte del camino de los individuos que quieren desarrollarse así.
  2. Experimentar: La Agilidad en el Aprendizaje requiere que tengas la intención activa de sumergirte constantemente en situaciones nuevas y desafiantes, que amplíen y expandan tu experiencia. Las personas hábiles en la Agilidad en el Aprendizaje, ven estas situaciones como oportunidades para nuevos aprendizajes y crecimiento. Estas son oportunidades de explorar y adquirir conocimientos.
  3. Internalizar: El aprendizaje no proviene solo de vivir una experiencia. Buscar feedback (con personas adecuadas) y reflexionar, son elementos claves para profundizar tu comprensión de estas experiencias. De esta forma integrarás este conocimiento a tu vida y podrás aplicarlo en el futuro. Esto también fortalecerá tu conciencia sobre ti mismo, lo que también es esencial para poder lidiar con los próximos desafíos en una manera realista pero también abierta a nuevos aprendizajes.
  4. Aplicar: Una lección no es realmente aprendida hasta que es aplicada. Los individuos con alta Agilidad de Aprendizaje son muy buenos para acceder a principios y reglas previamente aprendidas y aplicarlas para navegar nuevas y desafiantes situaciones. Rápidamente adaptarte a nuevas circunstancias basado en un entendimiento de lo que ha funcionado o no, en otras situaciones, es lo que distingue a las personas que son Ágiles en su Aprendizaje.

¿Cómo puede esta habilidad beneficiarte como Profesional Independiente?

La Agilidad en el Aprendizaje tiene muchos beneficios para los independientes y para las personas en general. Por ejemplo puede ayudarte a:

  • Ser creativo e imaginar nuevos servicios o productos que tengan mejor probabilidad de ser exitosos. También ser creativo a la hora de buscar soluciones a problemas que no fueron previstos.
  • Relacionarte mejor con las personas y generar mejores vínculos.
  • Interpretar el carácter de las personas con las que te relacionas profesionalmente y saber cómo mantener una relación positiva con ellos.
  • Rápidamente orientarte para entender las necesidades de un nuevo cliente.
  • Pivotear tu negocio.
  • Promocionar nuevos servicios o productos.
  • Mantenerte en el camino del crecimiento continuo y aprender cosas que te mantienen relevante en el tiempo.
  • Aprender de tus errores y realizar ajustes en tu negocio que mantienen las cosas funcionando.

La buena noticia es que la “Agilidad en el Aprendizaje” es una habilidad que puede ser desarrollada por ti mismo. Hay distintas formas de intentar hacerlo, pero al final, la mejor forma de hacerlo es hacer cosas que te obliguen a salir fuera de tu zona de confort y literalmente te obligue a probar diferentes soluciones o caminos y te permita adquirir nuevas habilidades y perspectivas.

Aprender así no es un camino fácil, trabajar con estrés permanente en una montaña rusa de emociones, enfrentando mil problemas. Pero logrará que te desarrolles, que mejores y te vuelvas más fuerte, y así tu próximo problema o desafío, lo vas a enfrentar de mucho mejor forma.

Richard Branson, en muchas formas un tremendo ejemplo del desarrollo de la habilidad de Agilidad en el Aprendizaje dijo: “Si alguien en la vida te ofrece una oportunidad increíble, pero no estás seguro que puedas hacerlo, di que sí! Luego aprende como hacerlo después”.

La próxima vez que te encuentres en una situación en la que no sabes que hacer, recuerda tus experiencias pasadas, reflexiona, y piensa en la mejor solución que se te ocurra, eso es Agilidad en el Aprendizaje. Así continuarás en un camino de crecimiento personal y profesional.

 

 

Un comentario en “La Agilidad en el Aprendizaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *